Cómo definir tus OBJETIVOS trimestrales paso a paso

¿Te cuesta fijarte objetivos y comprometerte con ellos? Te damos las claves para encontrar la forma de centrarte en lo importante y evitar la tendencia a la dispersión.

Seamos realistas: los emprendedores, la gente que emprende, somos por naturaleza dispersos, y ésto se debe a  lo que yo llamo «el dispersor» que es una especie de mono que está dentro de nuestra cabeza y que continuamente nos está diciendo otras cosas que podíamos estar haciendo, está «abriendo melones» todo el rato, y en vez de estar centrados en ese objetivo que nos habíamos puesto, estamos «picoteando» por aquí y por allá en esos otros «melones». Lo que nos propone nos parece más interesante que lo que estamos haciendo y no conseguimos centrarnos.

Vamos a tratar de conseguir fijar nuestros objetivos de una forma muy práctica paso a paso. La metodología que vamos a emplear está basada en los OKR que significa Objetivos y resultados clave (Objectives and Key Results). Trabajaremos sobre un ejemplo, en éste caso  Digitalizar nuestros servicios porque nos hemos dado cuenta de que lo necesitamos  para llegar a más clientes y, por tanto, hacer crecer nuestra empresa.

 

La duración de los OKR  es de tres meses, y al cabo de éste tiempo hay que comprobar si hemos conseguido los resultados fijados. Si nuestro objetivo es «Digitalizar nuestros servicios», los resultados clave, podrían ser:

– La validación de que estos servicios digitalizados funcionan

– Captar al menos a  5 clientes.

 

Si lo conseguimos, querrá decir que hemos conseguido nuestro objetivo.

Cada uno de esos meses debería de tener un hito clave que ayuda a conseguir esos resultados clave. Serían los puntos intermedios por los que hay que pasar para llegar a la meta, que has cumplido una fase. En este caso el hito de este primer mes sería haber conseguido el análisis de los clientes, con sus correspondientes conclusiones. El segundo sería (al haber pasado dos meses) paquetizar nuestros servicios, es decir cómo vamos a transformarlos del offline al online, ya que son formatos diferentes que persiguen objetivos diferentes. El último de los tres hitos y con el que cerraríamos la fase para conseguir nuestro objetivo, sería tener la web y las primeras ventas que nos habíamos marcado. Si conseguimos estos tres hitos habremos conseguido muy probablemente estos resultados clave: tendremos validado que estos servicios funcionan y habremos conseguido por lo menos nuestros 5 primeros clientes.

De forma más práctica, una vez que tenemos este esquema podemos dividir los hitos en tareas, las cuales desglosamos para que sea más práctico. Para hacer esto, la metodología Kanban sería de gran ayuda.

Por último nos quedaría hacer una revisión general al llegar al tercer mes para saber si hemos alcanzado nuestro objetivo y evaluar si no hemos llegado, saber dónde a ido mal. Pero lo ideal es no hacerla solamente al final, sino también en cada uno de los otros 2 meses, para ir haciendo un seguimiento y ver como avanza el trabajo, las dificultades que nos vamos encontrando y si se necesita más ayuda.

Ésta sería la forma de organizar los objetivos, de meter las tareas en la agenda y saber que cualquier otra cosa que surja ese mes, no se toca. Así tendremos a nuestro «dispersor» a raya y estaremos con el foco puesto en lo que te has propuesto hacer para ese mes en concreto. De esta forma, priorizamos lo que es importante y lo que me va a ayudar a hacer crecer la empresa en el próximo trimestre.

Espero que te haya parecido interesante y si quieres saber más herramientas que usan las grandes corporaciones (como es este caso), ¡házmelo saber en los comentarios!

TWEET: Cómo definir tus OBJETIVOS trimestrales paso a paso Clic para tuitear

 

 

 

 

Foto vía

 

 

 

Deja un comentario