Bueno, muchas veces nos pasa que nos flipamos a lo grande. Y luego, se acaba el año y resulta que la flipada se ha deshinchado hasta no dejar ni un mínimo rastro.
Ya está aquí. 2019 ha entrado por la puerta grande, con muchas promesas y ganas de hacer cosas. Por eso, ya ha llegado esa época del año, en la que toca plantearse objetivos. Qué es lo que quieres conseguir en los próximos 12 meses.  
Nos cuesta cambiar. Los humanos somos así. Siempre tras la búsqueda de lo estable y previsible. Y eso está bien. Mejor vivir tranquilos y sin sobresaltos. Creo que todos aspiramos (en mayor o menor medida) a algo así. Yo, no tanto. Pero supongo que hay pocas excepciones.  
Los alumnos (al menos los míos) son tremendos. Una se prepara su clase con todo el cuidado, aportando sus recursos y experiencia y, los muy canallas, te asaltan con las preguntas más inesperadas que te dejan noqueado. Les hago la ola. Son geniales. Y de esto va este post. De preguntas indiscretas y lanzadas a bocajarro.