Ya tienes página web. Nombre, imagen y te has dado de alta como empresa. Te has currado un servicio completísimo que, según tu parecer, va a triunfar. Has hecho inversión en textos, publicidad en Facebook y hasta vas a dar una charla la semana que viene sobre tu fantástica idea. Te pregunto: ¿y si resulta que nadie necesita eso que ofreces?  

Me obligan a decirte que esta web usa cookies propias y de terceros, así que la navegación por aquí implica su aceptación.Más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies