Puesta a punto antes de retomar tu creatividad

Sientes la necesidad de ser creativo y cuanto antes sepas como comenzar, mejor. Si no sabes muy bien cómo ponerte a ello, estas el en lugar correcto, porque en Destino creatividad te voy a ir dando un montón de claves para retomar tu creatividad. Pero no nos vamos a engañar: esto de ponerse a ser creativo y empezar a sacar de la cabeza ideas geniales no sucede por arte de magia, ni de un día para otro. Requiere una pequeña preparación previa, muy sencilla, pero muy importante.

Te contaba en este post que hubo un tiempo en el que eras un niño explorador además de 100% creativo y que, por unas cosas u otras, esta capacidad se vino a menos. Quizás sientas que no la has perdido del todo, pero flojea. Eso es que has pasado de tu niño creativo, el que todos llevamos dentro, que has dejado de darle tareas y está ahí aburrido sin hacer nada, incluso quejándose a veces, haciendo el vago o totalmente dormido. Este niño, es una buena metáfora para hablar de ese espíritu creativo de hacer cosas, que todos tenemos, el que nos vienen de serie dentro de nuestra naturaleza humana. Son las ganas de evolucionar, de dejar huella y de cambiar para mejor.

 

remotar tu creatividad

Para que nos entendamos, a estas ganas de hacer cosas, a este espíritu de evolución, a ese “tú” que eras cuando eras pequeñito (creativo y explorador) le voy a llamar así, “el niño creativo”, ese que todos tenemos en el fondo.

Así que, el consejo que te doy hoy es…

retomar tu creatividad

¿El hermano mayor? Sí, el hermano mayor. No un padre, que tendría que educarle además de castigarlo si se porta mal, no un profesor que tendría que inculcarle conocimientos, no un abuelo que le consentiría de todo. En este momento previo a sumergirte en una vida creativa (otra vez), tienes que ser un hermano mayor con ese niño. Es decir:

– Escucharle para intentar comprenderle

– Aceptarle a pesar de todo

– Animarle a que persiga aquello que quiere

– Pero siendo mínimamente estricto en lo que se refiere a cumplir objetivos

 

Si no sabes cómo comenzar a ser creativo, aquí te lo cuento Clic para tuitear

 

Ya… ¿pero cómo se hace esto? ¿Cómo voy a comprender a mi metafórico niño creativo? ¿Cómo voy a echarle una reprimenda o animarle? Pues lo tienes fácilmente accesible, porque ese niño eres TÚ. Al menos lo fuiste un día, solo tienes que reencontrarte con tu actitud de chiquillo explorador, el que veía las cosas siempre con nuevos ojos. Al fin y al cabo… eres la misma persona, ¿no?

 

Cómo atender al niño creativo

Capta las razones de sus berrinches…

Cuando tu niño creativo esté de “no”, o te diga que no tiene ganas de empezar, o de retomar y patalee y no haya forma de razonar con él, háblale y pregúntale qué le pasa. Seguramente te va a poner excusas del tipo: “no tengo tiempo de ponerme a dibujar”, “mis obligaciones me lo impiden”, “nunca lo he hecho antes”… cosas así. Toma buena nota de estas excusas porque esconden muchas cosas que a priori no se ven.

 

Escucha las excusas…

…porque están directamente relacionadas con tus miedos. Si tu excusa es “no tengo tiempo para ponerme ahora a escribir guiones para cortos”, puede ser que la pongas porque te vale para escudarte detrás de ella y no reconocer, por ejemplo, que tienes miedo a ponerte y hacerlo mal, o no hacerlo tan bien como te exiges. Es más fácil decir “no tengo tiempo” que decir “tengo miedo de no saber hacerlo”.

 

Una vez diagnostiques los miedos…

haz las paces con ellos. Acepta que están ahí, convive en armonía con ellos. Tener miedo es bueno, siempre y cuando no dejes que te bloquee. Simplemente no le des más vueltas y empieza a pesar de todo.

 

Define tus sueños…

aunque no sea al 100%, aunque sea un primer esbozo de tu sueño creativo (o sueños, puedes tener varios). Esto sería “una vez sepa tocar el saxofón, me gustaría participar en un concierto en mi ciudad”, o “me encantaría ser un crack de las fotos y hacerme fotógrafo de bodas”. Seguro que aún no tienes ni idea de cómo llegar a esto que te gustaría que te pasase, pero lo primero es saber a dónde quieres ir. Todo lo demás ya tiene que ver con hacerte tu propio plan.

 

Premia a tu niño creativo cuando haga algo bien…

no necesariamente tiene que ser algo material, sino que, a diario, si el niño creativo cumple la labor que se le ha asignado para ese día, puedes hacer de “suppernanny” y hacerle un regalito. Por ejemplo, si tu primera semana cumples con tu pequeña disciplina creativa (te hablaba de ella al final de este post) puedes premiarte con un café recién hecho para la ocasión con tus galletas preferidas, o con un paseo por la playa; así disfrutas de tu momento y de tu pequeña victoria. Establece de antemano cuál será el premio si cumples con tus objetivos de ese día o de esa semana.

 

Una vez hayas hecho todo esto (haciéndolo bien), habrás plantado tu primera semilla hacia el camino por el que transcurre tu rutina creativa, que te llevará directo hacia tus ideas más brillantes. ¿Estás preparado?

firma DC

 

Marta Falcón
hola@martafalcon.com

Acompaño a empresas en un proceso de cambio, diseñar nuevas soluciones y sacar lo mejor de sí mismas para resolver sus retos.

No Comments

Post A Comment