[Error grave] Si no tienes esto claro, yo de ti me lo pensaría bien

Este último mes he hablado con muuuucha gente.

He estado comentando cosas con personas que estaban interesadas en el Falcón BootCamp (que por cierto, empieza mañana yeahh!) y claro, me mostraban sus dudas.

Una de ellas, es la que “ya he invertido en esto y en lo otro”, “justo acabo de montar la web y no voy a cambiarla ahora” o “bueno, sigo tirando así a ver qué pasa”.

No veas la de veces que se ha repetido esta duda. ¡Y es normal!

 

 

Lo comprendo hasta límites insospechados.

Más que nada, porque yo lo viví en su momento. Haces algo gordo y no vas a estar haciendo y deshaciendo todo el rato. Has metido tiempo y dinero en ello.

Todos tendemos a invertir en cosas que se ven, como unos muebles preciosos para la tienda que vamos a abrir, o unas fotos para la web que queden perfectas.

¿Pero preciosos y perfectas… en base a qué? ¿Qué usas como referencia para tomar decisiones como “qué escribes en tu web”? ¿O si los colores de tu nuevo logo son estos o los otros?

Exacto.

En base a nada en concreto.

Y ese es el error. Por eso lo entiendo. ¡Yo también estuve ahí!

Todos queremos que nuestros clientes se sientan identificados en seguida con lo que hacemos. Sino, ya sabemos que se van a ir para no volver.

Así que… vamos a esforzarnos en mostrarles algo atractivo desde el minuto cero… y no pensar en que “como ya está hecho, así se queda y que se esfuercen ellos por entenderlo”.

Vale, estoy exagerando, pero creo que entiendes por dónde voy.

Hoy te cuento mi reflexión y algunas claves… mientras viajo. ¿Te vienes a Madrid?

 

En la FalCoNmunity, el grupo privado de Facebook hablaremos sobre ello y, si participas, puedes llevarte la sesión personal conmigo que regalo cada mes. Y octubre está a punto de acabarse (ahí lo dejo).

¿Qué opinas tú sobre el tema? ¿Crees que es mejor “seguir tirando” que repensar la base del negocio?

 

 

 

 

 

Foto vía

 

Marta Falcón
hola@martafalcon.com

Acompaño a empresas en un proceso de cambio, diseñar nuevas soluciones y sacar lo mejor de sí mismas para resolver sus retos.

2 Comments
  • Imelda
    Posted at 12:29h, 28 octubre Responder

    Hola Marta,

    Esto de lo que hablas hoy en tu vídeo post es lo que yo llamo “síndrome de empezar la casa por el tejado” lo cual, casi siempre, suele acabar en derivas, desvaríos y naufragios emprendedores varios. Primero los porqués y los paraqués. Después, los cómos. Eso (debería ser) es así. Gracias por este post que comulga completamente con mis valores y mi forma de entender los negocios y la vida.

    Abrazo.

    Imelda

  • Marta Falcón
    Posted at 20:25h, 29 octubre Responder

    Hola Imelda! Muchísimas gracias por tu comentario y qué bien que tú también pienses así 🙂 Muy buen nombre el del síndrome, pero es que ¡es así! Si los cimientos de la casa (negocio) no están claros, ¿cómo vas a tomar decisiones para poner todo lo demás en pie? Un fuerte abrazo!

Post A Comment