Los cimientos del pensamiento creativo

En una ocasión, una actriz profesional (especifico lo de “profesional” porque hoy en día hay mucho actor aficionado y muy bueno), me hablaba de los recursos que tiene un actor para valerse, en una escena determinada, para representar tristeza, dolor, entusiasmo… lo que le toque en ese momento. Ella me contaba que todos los actores tienen (o deberían tener) su propia “cajonera de emociones”, es decir, aquélla en la que tú vas guardando emociones vividas en tu realidad para después, en el momento de interpretar, abrir el cajón adecuado y sacar la emoción correspondiente (dicho así, hasta parece fácil…)

En cualquier actividad creativa pasa algo muy parecido. Requiere de una “caja de herramientas interna” que tiene que ir rellenando con cosas muy importantes. Dentro de tu caja de herramientas interna, tendrás que tener estas 4 cosas indispensables:

– Muchas ganas

– Técnicas y conocimientos para ponerte en acción

– Recursos emocionales (gestión de bloqueos, de ideas…)

– Y una última muy importante que es el bagaje

 

pensamiento creativo

 

¿QUÉ ES EL BAGAJE?

Me dirás.

Es imprescindible nutrir la cabeza y el subconsciente de nuestro pensamiento creativo, de cosas que nos puedan inspirar en un momento determinado. Puedes estar viendo o haciendo algo, como leer este artículo, que quizás en el momento no le das importancia (o quizás sí, hay cosas que inspiran en el mismo momento que las estás viendo), pero que se te queda ahí guardado y quizás un buen día dentro de 6 meses, lo recuerdas y te sirve para sacar adelante una idea o un proyecto determinado.

Esto es a lo que yo le llamo el bagaje creativo.

Ejemplo: quizás, una persona que se dedica a estampar bolsas de tela, un día va a una exposición de cuadros de puestas de sol que le resulta interesante. La experiencia queda en su cabeza de algún modo y, cuando llega el momento de crear los dibujos para su nueva colección, lo recuerda y se inspira en las puestas de sol para crear los estampados para ese verano.

Es un ejemplo simplón, pero para que entiendas de lo que te estoy hablando. Es necesario meter en la cabeza contantemente inputs que quedan ahí guardados de algún modo y de los que podemos echar mano en un momento determinado.

 

Descubre cómo nutrir tu pensamiento creativo Clic para tuitear

 

¿Cómo puedo nutrir mi cabeza y mi subconsciente para que funcione bien mi pensamiento creativo?

Estas son algunas ideas:

– De las películas, documentales o libros se pueden sacar un montón de cosas: estética, reflexiones, estilo… más inspiración imposible.

– Ve a exposiciones. Del tipo que sea, aunque a priori no estén muy relacionadas con tu proyecto, nunca está de más. Si te interesa el tema, aunque sea un poco, ve.

– Navegar por internet. Leer artículos, noticias, el twitter… hay millones de cosas interesantes que puedes guardarte.

VIAJAR. Lo pongo con mayúsculas porque el viajar, a donde sea, tiene un valor inestimable. Abre muchísimo la mente y aprendes un montón de nuevas cosas.

– Y, por último, pero no por ello menos importante, tener conversaciones, especialmente si es con personas que tienen cosas interesantes de contar, puede darnos un montón de datos e inputs utilizables en nuestros proyectos creativos.

 

Espero que te pongas manos a la obra y lo antes posible. Nunca sabes cuando vas a tener que buscar en tu cabeza inspiración para sacar nuevas ideas adelante y esta es la mejor forma de montarte tu propio colchón de ideas que, un buen día, te haga hacer «clic» y saques la idea del millón de dólares.

 

pensamiento creativo

Marta Falcón
hola@martafalcon.com

Acompaño a empresas en un proceso de cambio, diseñar nuevas soluciones y sacar lo mejor de sí mismas para resolver sus retos.

No Comments

Post A Comment