A veces las cosas no funcionan y no sabemos por qué. No le encontramos lógica. Mucho menos si es un Servicio, que es un sistema complejo donde hay muchas variables. Aparentemente, lo estamos haciendo todo bien, según el “manual”, pero sigue sin funcionar, no termina de arrancar y, económicamente, no llegamos a los objetivos que nos gustaría. Lo curioso es que, en el caso de un Servicio, solo hay unas cuantas razones que pueden dar respuesta a esta incógnita, así que es relativamente fácil detectar qué puede estar sucediendo. ¿Quieres saber cuáles son?

Me obligan a decirte que esta web usa cookies propias y de terceros, así que la navegación por aquí implica su aceptación.Más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies